lunes, 17 de abril de 2017

EL MUNICIPAL OFRECERÁ UN RECORRIDO A TRAVÉS DE TRES SIGLOS DE ELEGANCIA

Tres compositores y tres obras, inmersas en las tres centurias consecutivas que las vieron nacer, darán forma al Concierto 5: tres siglos de elegancia del Municipal de Santiago, el cual tendrá lugar durante los días jueves 20 y sábado 22 de abril a las 19:00 hrs.

Como siempre, será la Orquesta Filarmónica de Santiago, esta vez bajo la dirección de Attilio Cremonesi, quien hará realidad este concierto cuyas composiciones recorrerán del siglo XVIII al XX, empezando por la más contemporánea de ellas: Fantasía sobre un tema de Thomas Tallis de Ralph Vaughan Williams.

También conocida como “Fantasía Tallis”, la obra consiste en una de las más conocidas del compositor británico, un estudioso del pasado musical de su patria, por lo que su inspiración radica en música inglesa renacentista.

E impulsado por aquella motivación, fue que en 1910 concibió y estrenó en la Catedral de Gloucester esta composición fundamentada en Why fum’th in fight the Gentiles spite, in fury raging stout?, la tercera de las “Nueve tonadas de salmo para el salterio del Arzobispo Parker” de Thomas Tallis, un compositor inglés de música sacra).

Fantasía sobre un tema de Thomas Tallis fue escrita para un cuarteto y doble orquesta de cuerdas, dividiéndose en tres secciones denominadas Orquesta 1, la cual es completa y se ubica en el centro; la Orquesta 2, con un atril de cada sección apartado la nº1 y el mencionado cuarteto.

La creación de Vaughan Williams consiste en una breve introducción y un tema principal que replica toda la orquesta, que posteriormente se fragmenta e interpreta en forma de variaciones. Luego, una segunda melodía, basada en la original, aparece en la viola con que se arma el clímax sonoro, para después retomar el tema inicial en un violín junto al resto de la orquesta, conduciendo al final de la obra.

La velada continuará con un viaje al pasado, retornando al siglo XVIII, a través del Concierto para piano y orquesta nº23 en La mayor, K. 488 de Wolfgang Amadeus Mozart, cuyo debut tuvo lugar en 1786 y, según se cuenta, su composición fue concretada un poco antes del estreno de su aclamada ópera Las bodas de Fígaro.

Este Concierto nº23 consta de tres movimientos: I) Allegro en La mayor y compás de 4/4, de carácter vivaz y optimista con instantes de melancolía; II) Adagio en Fa sostenido menor t compás de 6/8, de espíritu apasionado, pero a la vez melancólico; III) Allegro assai en La mayor y alla breve, consiste en un alegre rondó que contrasta con el segundo movimiento.

En su orquestación participan cuerdas, flauta, fagotes, clarinetes y trompas, distinguiéndose, por supuesto, el piano, permitiendo que su solista se luzca. Y en esta oportunidad, será la pianista japonesa Akiko Ebi la encargada de interpretar esta obra de Mozart.

El concierto concluirá con la Sinfonía nº9 en Do mayor, D. 944, “La grande” de Franz Schubert, la última que compuso- entre 1825 y 1826- antes de su deceso en 1928, estrenándose póstumamente el 21 de marzo de 1839 en Leipzig, bajo la conducción del músico alemán Felix Mendelssohn.

La sinfonía es llamada “La grande”, debido a su duración, que se extiende, aproximadamente, por una hora, participando en su orquestación cuerdas, maderas, timbales, trompas, trompetas y trombones y además, en ella se aprecian ecos propios del compositor austriaco, como asimismo de Mozart y Beethoven.

Mediante melodías alegres y de música popular vienesa, la obra transcurre en cuatro movimientos, iniciando con Andante- Allegro ma non troppo, en que la introducción irrumpe majestuosa con las trompas, para dar paso al primer tema que aparece intermitentemente a lo largo de este enérgico movimiento.
El segundo movimiento, Andante con moto, presenta el tema principal de manera más melancólica, contrastando en carácter con el primero y predominando el lirismo.

El tercer movimiento, Scherzo. Allegro vivace, es más próximo al estilo de Beethoven, con abundancia de danzas como el vals. Y para terminar, el Finale. Allegro vivace,  llega de forma colosal, arrancando la orquesta en su totalidad y pasando al segundo tema e introduciendo compases que evocan al “Himno de la Alegría” (de la Novena Sinfonía de Beethoven), para luego terminar con un monumental final integrado por una serie de complejos ejercicios armónicos.   

Sin duda, el Concierto 5 consistirá en un recorrido por tres elegantes obras, a las cuales el pasar del tiempo les ha proporcionado la valoración y distinción que se merecen y que podrán apreciarse juntas sólo por esta semana.


Beatriz Vidal Miranda.

     
El británico Raplh Vaughan Williams y los austriacos W.A Mozart y Franz Schubert serán los tres compositores que darán vida al quinto concierto de la temporada del Municipal de Santiago.

 
        El Adagio en Fa sostenido menor es el segundo movimiento del Concierto para piano y orquesta nº23 en La mayor de Mozart, el cual será parte de la función.

No hay comentarios:

Publicar un comentario